LAS CONTRADICCIONES A LA HORA DE ELEGIR VIVIENDA

Siempre me ha llamado la atención que en Chile, a la hora de escoger una vivienda, o bien edificarla de forma particular. Sus futuros dueños escojan el ICONO: O sea, el rectángulo con el triángulo encima. O bien los más osados un paralelepípedo. Esta solución de diseño normalmente colocada en el terreno de la manera en que “mejor quepa” y desarrollando un diseño arquitectónico tradicional y/o clásico, hace que se constate el resultado del estudio realizado por GTZ y el Instituto Chileno de la Construcción hace unos años atrás. Dando a conocer la penosa realidad de que en Chile tan solo el 7% de las viviendas entregan un buen confort climático.

La extrañeza no es tan solo porque la forma de diseñar viviendas no responda al clima. Sino que SU INCORPORACION NO ES MAS CARA que la tradicional.

Diseñar una Vivienda Sustentable

O bien una que se haga parte con el clima del lugar, depende solo de tres factores: un diseño inteligente, uso de materiales adecuados y un cliente con una mente abierta.

Diseñar una vivienda en Santiago no es lo mismo que realizarla en Puerto Montt o Arica. Sin embargo la forma de realizarlas en ambas localidades tiene mas similitudes que diferencias. Asociadas a las aspiraciones del cliente tratando de asimilarse a Santiago.

Lo estrictamente adecuado a una localidad especifica, es que una solución en una ubicación dada no es repetible ni siquiera en la misma región. Esto porque simplemente al cruzar la calle el sol pasa en un sentido opuesto, el viento sopla al revés y las vistas no son las mismas.

Según esto, confrontando todas las condiciones de diseño: función, forma, clima, materialidad, lugar etc. El mejor terreno es aquel por donde la calle pasa al sur del terreno (esto en hemisferio sur, por supuesto).

Luego, tan importante como pensar en la vivienda, primero se debe pensar en el terreno.

Nuestra oficina ya ha realizado edificios y viviendas pensando en estos elementos. Su edificación final nunca fue ni más cara, ni más fea, ni menos funcional. Sin embargo han sido pocos los que se han atrevido a incursionar en este tipo de arquitectura.

Recordando una visita a un cliente un sábado en pleno invierno. Ese día habían 5ºC. Al entrar a su casa todos andaban en polera. Pero lo que me extrañó es que nuestro cliente estaba sentado en el living con la estufa a leña encendida y las ventanas de la cocina y el ventanal abiertos: Le pregunté por qué no mejor cerraba las ventanas ya que hacia frio afuera. Él me contestó: Lo que pasa es que sentía nostalgia de ver el fuego encendido, pero como empezó a hacer mucho calor, abrí las ventanas.

Los costos de operación de esa casa de 170 m2, ubicada en Codegua, son tan solo $65.000 al mes. Lo que incluye electricidad, gas y telefonía, TV y ADSL. La leña que compró cuando llegó a su casa aun no la gasta. Y en verano este cliente nunca ha pasado calor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s